El vacío de poder de la F1: ¿los lunáticos manejan el asilo?

La Fórmula 1 está funcionando en una especie de vacío de poder, y Kate Walker investiga quién tiene la verdadera autoridad cuando se trata de las decisiones estratégicas del futuro.

El gran jefe de la F1, Bernie Ecclestone, admitió en noviembre pasado –como un empleado de CVC Capital Partners- que ya no tenía la autoridad para tomar decisiones unilaterales que puedan mejorar (o empeorar...) el deporte.

Hablando con la prensa en el Gram Premio de Estados Unidos en Austin el año pasado, cuando tanto Marussia como Caterham faltaron a la cita, Ecclestone se absolvió a sí mismo de la responsabilidad de los problemas financieros de la F1, diciendo que no tenía el poder para ejecutar un cambio.

"Si la compañía me perteneciera, habría hecho las cosas de manera diferente", dijo. "Eso es porque hubiera sido mi dinero el que estaba utilizando, pero trabajo para personas que están en el negocio de hacer dinero".

En el mismo evento, Ecclestone culpó a los contratos individuales de los equipos por el aprieto financiero de la F1, contratos que él mismo negocio como parte de una extensa estrategia de divide y reinarás para colocarse en el nexo de poder de la categoría.

"Sé lo que está mal (con la F1), pero no sé cómo solucionarlo", dijo. "Nadie está preparado para hacer algo porque no pueden. Las regulaciones nos han atado.

"Si estuviéramos en una posición donde pudiéramos ayudar a estos equipos en problemas, lo haríamos. Pero no lo tenemos permitido.

"Si un equipo recibe $10.000 dólares, todos deben tener $10.000 dólares. El problema con tantas regulaciones y tantos contratos es que no pensamos a largo plazo".

La raíz de todos los problemas

Son esos contratos de divide y reinarás, dando a ciertos equipos tanto pagos preferenciales como controles regulatorios que Bob Fernley, subdirector deportivo de Force India, apuntó como la raíz de todos los problemas actuales de la Fórmula 1 cuando habló con la prensa el viernes por la mañana en Sepang.

"Debemos regresar un poco a dónde se originaron los problemas, y pienso, hace algunos años teníamos a la FOTA operando de muy buena manera", dijo Fernley. "Era un acercamiento consolidado, estaba bien vigilada por Martin Whitmarsh, estábamos en negociaciones conjuntas con CVC en ese momento para obviamente renegociar esos contratos y todo lo demás.

"Desafortunadamente –y lo digo obviamente porque Christian (Horner) está aquí- Red Bull sintió la necesidad de tomar las 40 monedas de plata y esa fue la caída para la F1 y pienso que no nos hemos recuperado de esa acción en particular".

Horner refutó el comentario de Fernley, diciendo que Ferrari fue el primer equipo en marcar un acuerdo individual con Ecclestone, mientras que McLaren estaba en discusiones dobles con la FOTA y el jefe de la F1.

Ya sea donde uno elija colocar la culpa, una cosa no puede negarse: los acuerdos individuales logrados por ciertos equipos han llevado a una situación donde los lunáticos están manejando el asilo.

Por qué la FIA no puede tomar las decisiones

La primera señal de que la FIA ya no tenía la autoridad para imponer regulaciones en la categoría que se supone debe gobernar llegó en abril del año pasado, cuando el presidente, Jean Todt, admitió a la prensa en Bahrein que sus planes de introducir controles a los costos para 2015 habían sido descartados por la Grupo de Estrategia de la F1.

"La mayoría de los equipos estaban a favor del tapón a los costos, pero entiendo que todos los equipos que son parte del Grupo de Estrategia están en contra", dijo Todt.

"Entonces claramente, si el dueño de los derechos comerciales, y si seis equipos, lo que significa que 12 de 18 están en contra, no puedo imponerlo. Se trata de matemática".

Los equipos están dominados por el "propio interés"

Allá por el Gran Premio de India de 2013 había preocupaciones respecto a que el por entonces naciente Grupo de Estrategia estaría dominado por el propio interés. Cuando se le preguntó qué sentía sobre la existencia de un grupo regulador al que él no pertenecía, Vijay Mallya admitió haber tenido preocupaciones.

"Cuando esto fue propuesto por primera vez, definitivamente cuestioné si la intención era dejar las decisiones en los seis equipos que forman parte, para excluir a los equipos pequeños", dijo.

"Pero cuando me aseguré que ese no iba a ser el caso, que el Grupo de Estrategia iba a aconsejar en el camino futuro de la Fórmula 1, para luego ser debatido o votado en la Comisión de la Fórmula 1 donde todos los equipos están representados, eso obviamente fue una sensación de confort".

"He hablado individualmente con muchos jefes de equipo que son parte de los seis grandes, y todos ellos me aseguraron que van a velar por los intereses de todos, lo que incluye a los equipos más pequeños".

La historia ha demostrado que Mallya debería haber seguido sus instintos iniciales.

Conclusión

Ahora nos encontramos en la inusual posición de ser una categoría con muchos gobernantes, pero sin foco de poder.

Bernie Ecclestone no puede llevar adelante los cambios que quiere, Jean Todt no logra imponer regulaciones para los intereses a largo plazo del deporte y los equipos se encuentran afuera en el frío o peleando a muerte para preservar cualquier ventaja que puedan tener.

Uno se pregunta si en caso que el asilo se prenda fuego, ellos quizás bailen en las llamas mientras se quema...

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Pilotos Jean Todt , Bernie Ecclestone , Martin Whitmarsh
Tipo de artículo Comentario
Etiquetas bernie ecclestone, f1 strategy group, fia, jean todt