Ecclestone todavía busca un tipo de motor alternativo para Red Bull

Bernie Ecclestone aún contempla para Red Bull una alternativa a la actual unidad de potencia V6 híbrida, y si tiene éxito para que sea aceptada podría significar que la parrilla de la F1 tenga dos tipos de motores diferentes la próxima temporada.

Las dos alternativas que ha estado considerando en los últimos meses son un regreso a los V8 que se usaban antes de 2014 –con Renault o Cosworth como posibles proveedores- o el uso de un motor de 3.5 litros bi-turbo V6, con un paquete simple de KERS.

Cualquier movimiento hacia un motor alternativo requeriría de un significativo cambio de reglamento de último minuto, y obviamente tendría una considerable oposición de parte de los equipos.

Aún no está claro cómo el propio Ecclestone podría llevar adelante semejante maniobra, especialmente ante la poca probabilidad de que Jean Todt, presidente de la FIA, apoye cualquier medida que sugiera que los V6 híbridos han fallado.

Sin embargo, la saga en curso sobre la falta de una unidad de potencia de 2016 para Red Bull y Toro Rosso podría darle a Ecclestone la munición que necesita, en la forma de una fuerza mayor.

Se sabe que Red Bull está al tanto de la posibilidad de que un V6 de 3.5 litros se encuentra potencialmente disponible. Además, el acuerdo de Lotus y Renault aún está lejos de terminarse, por lo que podría haber un tercer equipo que requiera un motor para 2016.

Ecclestone insistió durante el fin de semana del Gran Premio de Rusia que Red Bull encontraría una solución a su problema de motor, y que habrían 22 autos en la parrilla del año que viene, a pesar de que Ferrari y Mercedes dejaron en claro que no le darían motores al equipo de Milton Keynes.

Las recientemente publicadas nuevas reglas deportivas también especifican que los fabricantes solamente pueden proveer una sola especificación de motores el año que viene, por lo que no podrán entregar unidades de potencia del año anterior, como fue el caso de Manor esta temporada.

Ese es uno de los puntos clave discutidos hoy en la reunión en Ginebra entre los fabricantes de motores y la FIA.

La paridad es la clave

Si Ecclestone va en serio sobre posibilidad de generar el espacio para un tipo diferente de motor, entonces inevitablemente el mayor problema sería asegurar que existe alguna forma de paridad entre los actuales híbridos y uno alternativo.

Sin embargo, la estrategia de Ecclestone puede ser la de utilizar la amenaza de que Red Bull tenga acceso a una planta impulsora alternativa para forzar a Ferrari o a Mercedes a que acuerden proveer al equipo los actuales V6 híbridos en 2016.

Habiendo gastado cientos de millones en sus programas de motores híbridos, Sergio Marchionne, jefe de Ferrari, y Dieter Zetsche, CEO de Mercedes, no querrán competir contra una alternativa de menor tecnología y costo.

También existe un panorama político más amplio, donde Ecclestone busca retomar algo de poder de parte de los fabricantes al darles a los equipos una alternativa, y también asegurarse que haya equipos "independientes" en la parrilla que no se vean forzados a votar por lo que Ferrari o Mercedes desean debido a que sus manos están atadas por los acuerdos de motores.

Tradicionalmente Red Bull ha sido sin dudas el mayor aliado de Bernie en todos los temas contra la FIA.

Ecclestone dejó eso en claro en una entrevista con Martin Brundle para la cadena Sky en Sochi.

"Si tuvieras un equipo y Mercedes es tu proveedor de motores y ellos quieren un voto sobre algún tema, deberías levantar la mano y votar por lo que deseen", dijo.

"De lo contrario quizás no tendrás el motor que quieres. Necesitamos otro Cosworth. Eso es básicamente lo que queremos. Tú y yo podríamos comenzar un equipo e ir y conseguir un motor. Pero hoy no sabemos".

Se ha hecho antes

La idea de un motor alternativo emergió a principios de este año, y Ecclestone ha insistido en que no sería la primera vez que la F1 tendría dos variantes de motor corriendo al mismo tiempo, diciendo a Motorsport.com: "Solíamos correr antes con turbos y motores normalmente aspirados. Podemos hacerlo".

"Es un concepto interesante", le dijo Christian Horner, jefe de Red Bull, a Motorsport.com en abril. "Debemos analizarlo bien y explorar los pros y contras, para ser honesto.

"Ha pasado antes, y puede que tengas ciertos motores competitivos en diferentes pistas y puede que mueva un poco las cosas. Ciertamente vale la pena el debate, es interesante".

En cuanto al problema de asegurar paridad, Horner agregó: "Existen toda clase de modificaciones a las que pueden llegar ingenieros inteligentes, pero antes que nada debemos analizar el concepto.

"En estos días la simulación es muy acertada, podemos simular cuál sería el resultado y luego pueden tomarse decisiones sobre bases informadas en vez de andar con suposiciones".

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Equipos Scuderia Toro Rosso , Red Bull Racing
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas ecclestone, renault