Destrabar la crisis

La falta de competitividad afecta a la Fórmula Uno.

No cabe duda que una de las crisis que necesitamos se resuelvan de inmediato en la Fórmula Uno es la que cruzan Renault y Red Bull. Hasta que vimos el debilitamiento de ésta sociedad no habíamos reparado tanto en la importancia que tiene para la competencia.

Hace muy poco tiempo tuve la oportunidad de visitar durante la pretemporada las plantas de trabajo de Red Bull en Milton Keynes, Inglaterra y de Renault en Viry-Chatillon cerca de París. Ambas experiencias solamente me confirmaron qué se trata de una sociedad muy poderosa y que a pesar de sus crisis internas tiene el potencial para volver a los primeros planos.

Cuarto de guerra

Para los grandes seguidores de Adrian Newey debo decir que visite su oficina, muy parca y con el banco de diseño, lápices, etcétera, que está instalada antes de entrar a una sala de control donde trabajan más de 200 personas al mismo tiempo. Me explicaron qué es el grupo de técnicos están divididos en diferentes áreas que monitorean en tiempo real cada uno de los componentes qué hacen funcionar a los autos y al equipo en conjunto, ejemplo: aerodinámica motores chasis es diseño y funcionamiento de nuevas partes etcétera.

Mi entrada a ese lugar, donde no se pueden sacar fotografías ni grabar videos, fue casi de noche una vez que habían terminado las prácticas en Jerez de la Frontera y la actividad que tenían todos los participantes de la sesión impresionante.

Puedo imaginarme que hoy estén trabajando a mil por hora y con una presión fuera de lo normal, pero no queda duda de que este equipo tiene la capacidad para darle la vuelta a sus problemas.

Fabrica de poder y tensión

Y si en Red Bull se puede respirar el éxito de varios campeonatos mundiales en una planta de motores de Renault f1 se puede respirar historia pura, innovación y probablemente bastante más éxito que con sus socios.

Pero al entrar a las salas de trabajo ese día ya había golpeado la primera sorpresa sobre el mal rendimiento de los motores el ambiente era tenso.

Aún así pudimos recorrer la planta donde descubrimos algunos secretos interesantes, como por ejemplo que hay 23 pruebas en bancos distintos qué debe pasar cada motor antes de poder ser instalado en cualquier auto de fórmula 1 lo cual garantiza que, si Renault tiene invertido aún tanto dinero en esos sistemas, su compromiso con la calidad y la máxima categoría seguirá siendo fuerte.

En la pista pude platicar con Remi Taffin quien es el director de operaciones y explicó que una de las grandes ventajas con las que pueden trabajar en la temporada 2015 es que han desarrollado procesos para llegar a resolver problemas más rápido que el año pasado.

De verdad que no lo dudo pero tendríamos que ver resultados congruentes con todo este despliegue a la brevedad posible, pues la fórmula 1 y el prestigio de Renault lo piden a gritos.

Elementos, tienen. ¿Podrán destrabar su pequeño gran problema? Si no se apuran seravcada vez mas difícil. Empecemos en Bahrein.

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Bahrein
Pista Bahrain International Circuit
Pilotos Adrian Newey
Tipo de artículo Análisis