¡A Mil Por Hora!

Angelo della Corsa nos habla sobre lo que vendrá para este fin de semana en el Gran Premio de Bélgica, en esta su columna titulada En dos Velocidades.

Pro y contra

A todo el mundo le gusta hacer comparaciones, aunque siempre se ha dicho que pueden parecer odiosas. Son útiles para ejemplificar y no tener que dar muchas explicaciones. En fin, sirven… …ya que dejan ver otros puntos de vista. Se asegura que los ancianos son como caricatura, a vuela pluma, de lo que fueron en su vida cuando fetos y, es un símil un tanto idiota, pero ahí está. Comienzo y fin que se muerden la cola como coralillo.

Cada quien su cuento. A muchos les gusta el barullo, el vacilón, en tanto que otros adoran el sosiego, el silencio. En la vida–hablando en general– cuando menos hay dos tendencias opuestas. Son ambas caras de la moneda. Las antípodas. Los polos que inter-sutentan una aseveración: gruesa y delgada. Cual si el mundo girara apenas en un par de diversos pasos o velocidades: lento o vertiginoso.

Si se hace caso a la segunda noción, asombra la rapidez con la que suceden las cosas y los eventos, aunque se vayan viendo con lentes de distinta coloratura y graduación. En los asunto del ocio, o en la llamada diversión: también hay criterios opuestos, y en el deporte de los coches, a todo dar, ya se puede ver que encierra en sí mismo sus paradojas.

Hay a quienes les gustan las competiciones de autos en América –a veces en unos óvalos sin fin– y a otros les da por atender los campeonatos mundiales. Hay aficionados que prefieren, por encima de todo los rallys y, muchos otros la Fórmula 1. Velocidad contenida o rapidez desbocada que no dejan de ser dos clases de prisa. En gustos se rompen géneros y que cada uno se salga con el suyo. Eso, es lo que se llama la soberanía del sujeto.

Si se atiende a la liga suprema, es importante ver cómo es que en Bélgica –el domingo 23 de este agosto tan a gusto– se van a desnudar una serie de verdades que ya vienen apuntadas desde el comienzo del torneo mundial: que las dos Flechas de Mercedes AMG son casi invencibles. Que quien les puede dar caza, es acaso, uno de los Ferrari. Que tal vez los autos de Frank Williams vuelvan a ser la sensación. Que puede declararse cosa cierta que Lotus recompone su andadura. Y lo más impensable, que al menos uno de los McLaren-Honda pueda demostrar que no fue un error volver a hacer la alianza de fuerzas entre Inglaterra y Japón. Protocolo versus protocolo, cada cual más caprichudo.

Esa prueba magnífica que se juega en la carretera vecinal que une a Francorchamps con Spa –en la región turgente de Las Ardenas– puede ser maravillosa y de eso, es que pide su limosna todo el espectador que ama la Efe Uno en el mundo.

DIONISIO O APOLO

Las justas de coches de excepción –enfrentados– nacidas en 1950: tienen su importancia indudable en el intento de remarcar una de las dos velocidades a las que gira el planeta. Es indiscutible que se conozcan y se reconozcan, sobre todo para aquellos a quienes les gusta presumir del vaso medio lleno; que están siempre cuestionados por sus contrincantes, los escépticos, que aseguran que el recipiente está medio vacío.

Somos iguales los ambivalentes que los radicales. Quienes son como una trucha, o los turulatos. Todos, hijos de la vida. Al homo sapiens: le encanta la guerra o lo conmueve la paz; la danza o el canto; la prosa o el verso; la orgía o la idea.

Cual un maniqueo que ya se clavó en su necedad: hasta la métrica de la rotación del globo a alguien le puede parecer contraria a sus anhelos o bien, con el viento a favor; o sea, si se ven las cosas de la vida en blanco o negro: se llegará a la conclusión de que están llenas de conflictos y pesadillas, y para las otras mentes más cándidas y más dispuestas a la dicha: toda acción es un recreo.

Cierto. Allá aquellos a quienes les gusta enterarse de todas las calamidades y disfrutan en serio con eso. Aquí, se ha hecho el esbozo de un Grand Prix –en vuelo razante– que viene a la vuelta de unos días, y ya se sabe que habrá los que se deleitan con eso, tan poco. Mediante tópicos sencillos, como saber cuál corredor de coches será el más eficiente. Qué auto resultará ser superior. Cuál el que consiguió un reglaje –o Set Up – más a modo. Y ver, admirar, la carrera. Con pista seca o lloviendo.

Son de lo más agradables los seres humanos a los que les place la vida en sí. Y es bien cierto que no estaría mal adoptar, de vez en cuando, una tendencia semejante. Soltar amarras, ser dichosos con poco, al menos los fines de semana cuando hay competiciones de F Uno. Darse ese tiempo como regalo, sin más utilidad que divertirse y aprender. 

Un agasajo, tan simple y tan lindo como dejar que pase el tiempo con una prueba de alta velocidad y basta ¡De veras! No todo lo que brilla es oro. Y no todo el oro nos irá a pertenecer, nunca.

A ellos, a esos afortunados que quieren gozar de las cosas sencillas y muy complejas en su simpleza: está dedicada cada línea de las columnas de Motorsport. Siempre.

 

Amigable mente,

Ángelo della Corsa

www.tf1.mx

Sé parte de algo grande

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series F1
Evento GP de Bélgica
Pista Spa-Francorchamps
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas ferrari, mercedes, red bull, williams